Ritual para el Equinoccio de Primavera


Los equinoccios son los momentos del año en los que el día tiene la misma cantidad de luz y oscuridad, o sea que el día y la noche tienen la misma duración. Esto sucede dos veces en el año: durante el Equinoccio de Otoño, que se produce con la llegada de esta estación, y durante el Equinoccio de Primavera, el cual recibimos y celebramos este 22 de setiembre.


A nivel energético, los equinoccios son muy especiales, ya que nos conectan con el pasaje de una estación a otra, en este caso, dejamos atrás el Invierno, que nos conecta con el retiro, con mayor cantidad de horas de oscuridad que de luz, con un tiempo de retraimiento, y damos la bienvenida a la Primavera, que nos conecta con los nuevos brotes, con la etapa de crecimiento y manifestación de lo que ya venía preparándose durante los meses anteriores. El equinoccio actúa como un umbral, que habilita el pasaje de una estación a la otra, a la vez que mientras que estamos situadas en este punto de transición, las energías de ambas estaciones (la que estamos dejando y la que estamos recibiendo) se encuentran presentes en igual medida. Por eso es un momento tan poderoso, ya que nos ayuda a integrar estas energías en nuestras vidas, mostrándonos la complementariedad de estos aspectos: reposo – movimiento; introspección – extroversión; oscuridad – luz; retraimiento – actividad; siembra – cosecha.


Conectar con estas energías a través del equinoccio, nos permite ser más conscientes de estos aspectos en nuestras vidas y darnos cuenta que están a nuestra disposición para invocarlos, no solo en este momento, sino en cualquier momento del año que los necesitemos.


Te invito a conectar con este momento tan especial, a través de un sencillo ritual, para que puedas integrar en ti misma las poderosas energías de este equinoccio y permitir que se manifiesten en tu vida.


Para realizar este ritual, necesitarás: una vela, una tela, imágenes u objetos que asocies con la Primavera, imágenes u objetos que asocies con el Invierno.


La intención del ritual es integrar en nosotras las energías de quietud, reposo e introspección del Invierno, y las energías de renovación, crecimiento y acción de la Primavera.


Ubícate en un lugar tranquilo, en el que no vayas a ser interrumpida. Coloca la tela frente a ti, con la vela encendida en el centro y los elementos que hayas elegido a su alrededor. Puedes prender un incienso y poner música suave para acompañar este momento. También puedes encender palo santo para limpiar energéticamente el espacio con su humo.


Al encender la vela, enuncia (internamente o en voz alta) la intención de este ritual.


Observa los elementos que están frente a ti, llevando tu atención a las sensaciones que te generan cada uno de ellos.


Cierra los ojos y tómate unos minutos para respirar de manera consciente, realizando inhalaciones y exhalaciones profundas. Conecta con el umbral que representa este equinoccio.


Siente en tu cuerpo la energía y las cualidades del Invierno: la necesidad de resguardo, el frío, la introspección, el reposo, la oscuridad. Observa las sensaciones e imágenes que aparecen.


Ahora, siente en tu cuerpo las cualidades y energía de la Primavera: el calor, el movimiento, el crecimiento, la extroversión, la actividad. Observa qué sensaciones o imágenes surgen.


Abre los ojos y agradece internamente a cada una de estas energías y siente en tu cuerpo cómo conviven en ti. Reconoce y convoca la integración de estas energías en tu vida, cerrando este ritual.


Al finalizar, puedes tomar nota de cómo fue para ti realizar esta experiencia, las sensaciones, imágenes, ideas y pensamientos que surgieron, para continuar integrando estos aspectos en ti misma.


Si te gustó este ritual, puedes comentar y compartirlo con los botones aquí abajo.


¡Que tengas un feliz equinoccio!


Inspiraciones:


Material de la Formación “El Camino de la Facilitadora”, Mujer Cíclica.

Libro “Rituales femeninos para las 4 estaciones”, Marianne Grasseli Meier, Sonia Koch.


Sobre la autora: Anaclara Falco. Licenciada en Psicología, egresada de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República. Formada en Psicoterapia Gestáltica. ​Maestra de Reiki Usui Tibetano. Gemoterapeuta. Facilitadora de espacios para mujeres, certificada por Mujer Cíclica. Desarrolla diferentes terapias y talleres en Espacio Terapéutico



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo